Cáncer de testículo: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamientos

Cáncer de testículo: qué es, síntomas, diagnóstico y tratamientos

Conoce todo acerca del cáncer de testículo: qué es, síntomas, diagnóstico, tratamientos y terapias alternativas.  

¿Qué es el cáncer de testículo?

Los testículos producen la testosterona (hormona masculina) y los espermatozoides
Los testículos producen la testosterona (hormona masculina) y los espermatozoides

Los testículos son las glándulas sexuales encargadas de producir la testosterona (hormona masculina) y los espermatozoides. El cáncer de testículo ocurre cuando las células de esta zona empiezan a crecer sin control y forman tumores, que, en algunas ocasiones, son malignos.

La mayoría de las veces, el tumor testicular se genera en las células germinales productoras de espermatozoides, por eso también se le denomina tumor de células germinales.

Usualmente afecta solo un testículo, aunque es poco frecuente también puede presentarse en los dos. ¿Sabías que es el tumor maligno sólido más común en hombres entre los 15 y 34 años?

Clasificación del cáncer de testículo

El testículo tiene diferentes tipos de tejidos. Uno es el tejido que lo recubre (que muy raras ocasiones genera cáncer) y otro es conformado por las células del cordón que transporta el semen.

También encontramos los cánceres relacionados con el semen (seminomas) o aquellos que se forman de los tejidos propios de la germinación para la gestación y, por lo tanto, se componen de gran cantidad de células diferentes (no seminomatosas).

A continuación enumeramos los diferentes tipos de cáncer que se pueden presentar en el testículo. Según el diagnóstico que te hayan dado, dependerá el manejo y pronóstico:

  • Lesión precursora:
    • neoplasia germinal intratubular (carcinoma in situ)
  • Tumores de un tipo histológico:
    • Seminoma
      • Seminoma: con células desincitio-trofoblasto
      • Seminoma espermatocítico
    • Tumores No seminomatosos
      • Carcinoma embrionario
      • Tumor del saco vitelino
      • Tumores trofoblásticos
        • Coriocarcinoma
        • Tumores trofoblásticos diferentes a carcinoma
        • Coriocarcinoma monofásico
        • Tumor trofoblástico de sitio placentario
      • Teratoma
        • Quiste dermoide
        • Teratoma monodérmico
        • Teratoma con malignidad somática
    • Tumores de formas mixtas
      • Carcinoma embrionario y teratoma (teratocarcinoma)
      • Teratoma y seminoma
      • Coriocarcinoma y teratoma/carcinoma embrionario
      • Otros
    • Tumores misceláneos del testículo
      • Tumor carcinoide
      • Tumores de tipo epitelial ovárico
      • Nefroblastoma
      • Paraganglioma
    • Tumores Linfoides y hematopoyéticos
      • Linfoma
      • Plasmocitoma
      • Leucemia
    • Tumores NO germinales (tumores de células del estroma – cordón sexual)
      • Formas Puras
        • Tumor de células de Leydig
          • Tumor maligno de células de Leydig
        • Tumor de células de Sertoli
          • Tumor de células de Sertoli variante rica en lípidos
          • Tumor esclerosante de Sertoli
          • Tumor de células grandes – calcificado de Sertoli
          • Tumor maligno de células de Sertoli.
        • Tumor de células de la granulosa
          • Tipo adulto
          • Tipo juvenil
        • Tumores del grupo tecoma/fibroma
          • Tecoma
          • Fibroma
        • Tumores que contienen elementos del cordón estromal (gonadal)
          • Gonadoblastoma
          • Tumor con diferenciación incompleta
          • Tumor formas mixtas
        • Tumores del ducto colector y del rafe
          • Adenoma
          • Carcinoma
      • Tumores secundarios (metastásicos)

¿Cómo se manifiesta esta enfermedad?

El síntoma principal de esta cáncer es una masa no dolorosa en uno de los testículos
El síntoma principal de esta cáncer es una masa no dolorosa en uno de los testículos

Otras patologías, diferentes al cáncer, pueden causar infecciones o inflamaciones con una sintomatología parecida. Siempre que se presente alguno de los síntomas se debe acudir al médico para obtener un diagnóstico adecuado.

Causas

Las causas específicas del cáncer de testículo no son claras, pero sí se conocen algunos factores que aumentan las posibilidades de padecer este tipo de cáncer.

Factores de riesgo

La genética es un factor de riesgo importante por eso se revisa la historia médica familiar
La genética es un factor de riesgo importante por eso se revisa la historia médica familiar

Algunos de los factores que aumentan el riesgo de padecer de cáncer de testículo son:

  • Antecedente de criptorquidia (testículos no descendidos)
  • Antecedentes familiares de cáncer de testículo
  • Infección por VIH
  • Historial de cáncer testicular
  • Traumatismos testiculares
  • Edad: la mayoría de casos se presentan entre los 15 y 35 años de edad (aunque también puede ocurrir en adultos, niños y bebés).
  • Infertilidad
  • Alteraciones genéticas como el Síndrome de Klinefelter (XXY)

Prevención

No hay una forma exacta de curar el cáncer de testículo, sin embargo, una aliada muy poderosa es la prevención. Consulta siempre ante el primer síntoma, un diagnóstico oportuno puede marcar la diferencia.

Es aconsejable realizar un autoexamen periódicamente para identificar si existen bultos o masas. ¡Escucha a tu cuerpo!

Diagnóstico y exámenes

la mayoría de casos se presentan entre los 15 y 35 años de edad (aunque también puede ocurrir en adultos, niños y bebés)
la mayoría de casos se presentan entre los 15 y 35 años de edad (aunque también puede ocurrir en adultos, niños y bebés)

Este cáncer se detecta en etapas tempranas por la identificación de un nódulo en uno de los  testículos. Desde luego, cuando no se presentan síntomas muy claros, el diagnóstico es más tardío por lo cual puede encontrarse en etapas avanzadas.

Es absolutamente necesario vencer la pena, la pereza o el miedo, y acudir al doctor al menor signo de cáncer testicular. Si el médico sospecha sobre la existencia de cáncer, realizará uno o varios de los siguientes exámenes:

  • Análisis de antecedentes médicos y familiares
  • Exámen físico: especial atención a la revisión abdominal, una adecuada palpación testicular, adicionalmente buscará masas que pueden presentarse por encima de la clavícula (ganglios inflamados a distancia) y en la región inguinal.
  • Ultrasonido testicular: se realizará ante el primer síntoma o sospecha de masa testicular, allí se podrá estimar el tamaño y consistencia de la lesión y el compromiso de los tejidos cercanos.

Se prefiere sobre el examen físico especialmente cuando el testículo está muy inflamado y no se puede palpar de manera adecuada, pacientes con elevación de marcadores tumorales (se muestran en en exámenes de laboratorio), infertilidad o testículos pequeños (menos de 12 ml).  

  • Análisis de sangre: se toman varios exámenes entre los que encontramos los marcadores tumorales, los más utilizados son:
    • Alfafetoproteína: producidas por el saco vitelino por lo cual se eleva en tumores no seminomatosos; suele ser normal en los carcinomas puros o seminomas puros.
    • Hormona gonadotropina coriónica: producida por los trofoblastos, se eleva tanto en los tumores no seminomatosos como en los seminomas.
    • Deshidrogenasa láctica (LDH): esta no es específica pero puede ser determinante en el volumen del tumor, puede estar elevada en enfermedad avanzada.
  • Orquiectomía inguinal (extracción del testículo): debe realizarse con división del cordón espermático a nivel del anillo inguinal interno si se encuentra tumor, se realiza una biopsia por congelación para establecer diagnóstico. En etapas avanzadas se prefiere un tratamiento previo con quimioterapia para facilitar la intervención.
  • Estudios por imágenes:
    • Ecografía testicular: se realiza una ecografía para detectar la masa puede mostrar una estructura sólida con o sin quistes o regiones calcificadas, en estas masas aumentan la cantidad de vasos sanguíneos.
    • Tomografías computarizadas (TC): es la modalidad de elección para el manejo y seguimiento.
    • Resonancias magnéticas (RM): se utiliza de manera especial en los cáncer de estadios avanzados y aquellos que han presentado reincidencias.

En resumen, estos son los puntos más importantes para el diagnóstico:

  1. Es obligatoria la ecografía
  2. Realizar la orquiectomía y el estudio de la patología del mismo, confirmar el diagnóstico y establecer la extensión local de la lesión. Si se encuentra en estado avanzado realizar quimioterapia previa.
  3. Determinar los marcadores tumorales antes y después de la orquiectomía para estadificar y dar pronóstico.

Evaluar la presencia de ganglios detras de los intestinos, cercanos al corazón y aquellos que se encuentran por encima de las clavículas.

Pronóstico según el tipo de masa testicular

Según las características que se encuentran en el tumor, tu médico puede dar un pronóstico, determinando la masa como:

  • Seminomas
    • Buen pronóstico (posibilidad de supervivencia 5 años del 86%): si es un tumor primario en cualquier sitio, sin presencia de metástasis, alfafetoproteína normal independiente de los niveles de beta-HCG y Deshidrogenasa láctica.
    • Intermedio (posibilidad de supervivencia a 5 años de 67%, sobrevida general 72%): Si es un tumor primario en cualquier sitio con metástasis en otros órganos excepto pulmón, con alfafetoproteína normal y cualquier nivel de los otros dos marcadores.
  • No Seminomas
    • Buen pronóstico (posibilidad de supervivencia a 5 años mayor del 92%): si hay un tumor primario en testículo o retroperitoneo. No hay metástasis, y respecto a los marcadores la alfafetoproteína es menor a 1000, la BHCG menor a 5000, la deshidrogenasa láctica menor a 1.5.
    • Intermedio (posibilidad de supervivencia a 5 años 80%): primario testicular, retroperitoneal. No metástasis marcadores intermedios (AFP: 1000 – 10000 ng/ml) (BHCG 5000 – 50.000 IU/L) (LDH: 1,5 – 10 veces el valor normal superior).
    • Pobre (posibilidad de supervivencia a 5 años 48%): Primario mediastinal (cerca al corazón), presencia de metástasis en otros órganos excepto en pulmón o marcadores altos (AFP: > 10.000 ng/ml) (BHCG >50.000 IU/L) (LDH > 10 veces el valor normal)

Tratamientos

El tratamiento depende de factores como el tipo y la etapa del cáncer de testículo, entre otros
El tratamiento depende de factores como el tipo y la etapa del cáncer de testículo, entre otros

Este depende de muchos factores, como el tipo y la etapa del cáncer de testículo. El médico puede realizar pruebas para saber cuál es el tratamiento adecuado.

Entre los tratamientos para el cáncer de testículo se encuentran:

Cirugía

Consiste en la extirpación quirúrgica del tumor. Hay tres tipos de cirugía para el cáncer testicular:

  • Orquiectomía inguinal radical: extirpar un testículo. Dependiendo de la extensión se puede retirar únicamente el testículo y el cordón espermático o realizar intervenciones más extensas y retirar ganglios comprometidos de manera local.
  • Disección del ganglio linfático retroperitoneal (RPLND): extirpar los ganglios linfáticos alrededor de los vasos sanguíneos grandes (la aorta y la vena cava inferior)
  • Cirugía laparoscópica: extirpar los ganglios linfáticos usando un laparoscopio a través de incisiones muy pequeñas en el abdomen

Radioterapia

La radioterapia puede utilizarse como tratamiento antes de la cirugía o en combinación con la quimioterapia. Consiste en el uso de rayos X de alta energía para eliminar las células cancerosas. La cantidad de ciclos y el tipo de radiación depende del tipo de cáncer y estado del mismo, esto será determinado por tu oncólogo.

Quimioterapia

Se administra un medicamento o una combinación de medicamentos para eliminar las células malignas por vía intravenosa. Esto se hace para atacar incluso las células que se encuentran a distancia, además se utiliza para  las células cancerígenas que pudieran quedar tras la cirugía o radioterapia. También se puede utilizar antes de la cirugía para disminuir el tamaño del tumor.

La cantidad de ciclos y la frecuencia de los mismos, así como el tipo de medicamento utilizado lo determinará tu médico oncólogo (urólogo oncólogo) según el estado en el que se encuentre la enfermedad y el compromiso de órganos a distancia.

Tratamientos complementarios

La meditación ayuda a afrontar de una mejor manera la enfermedad
La meditación ayuda a afrontar de una mejor manera la enfermedad

Estas son terapias que van de la mano de los tratamientos convencionales:

Hábitos

Mantener unos hábitos saludables es indispensable para controlar cualquier enfermedad:

Dieta

Adopta una dieta balanceada, come al menos 2 ½ tazas de frutas, verduras y vegetales al día, así como varias porciones de alimentos integrales de origen vegetal tales como panes, cereales, granos, arroz, pastas o frijoles. Limita el consumo de carnes rojas y procesadas (embutidos).

Es muy importante que a pesar de presentar náuseas o que la comida no te sepa muy bien no dejes de comer. Alimentarte bien ayudará a fortalecer tu sistema inmune. Para muchos pacientes ha sido útil comer porciones pequeñas cada 2 o 3 horas hasta que se sienten mejor.

Ejercicio

Practicar actividad física es recomendable para el bienestar general de tu organismo, pero es aún más importante cuando te enfrentas el cáncer. Ejercitarte ayudará a que la sangre fluya mucho mejor y tu metabolismo trabaje más eficientemente.

Es necesario generar una rutina de ejercicios personalizada según tus necesidades, habilidades y condición física previa. El ejercicio te ayuda con tu salud física y también te da un gran apoyo emocional.

Rodéate de otras personas para realizar tus actividades físicas, no solo por el riesgo de caída sino por la necesidad de interacción y apoyo.

Medicina mente-cuerpo

Medita, reflexiona, piensa que tú eres quien mejor te conoce y quien más puede ayudar para curarte. Siente cada parte de tu cuerpo, aprende a entenderte; tal vez un poco de autoconocimiento te puede ayudar a entender qué pasa con tu cuerpo y cómo combatir las enfermedades de la mejor manera.

Siempre es necesario tener la suficiente serenidad para tomar las decisiones que se desencadenan respecto a este tipo de diagnósticos. Van a comenzar suceder muchos cambios en tu rutina, es fundamental generar pensamientos semilla positivos, en los cuales te presentes de manera receptiva y optimista frente a los tratamientos.

Los pensamientos atraen acciones, si atraes cosas buenas, buenas cosas te pasarán.

Cannabis

Los cannabinoides disminuyen el malestar general, ya que contribuyen a la mejoría de náuseas y vómitos, a la estimulación del apetito y al alivio del dolor que algunos tratamientos de quimioterapia y radioterapia produce. El CBD puede potenciar la muerte de las células tumorales, reduciendo su potencial de propagación y metástasis.

Estrategias de afrontamiento y apoyo

Ser escuchado y estar acompañado te ayudará a sentirte más fuerte
Ser escuchado y estar acompañado te ayudará a sentirte más fuerte

Sabemos que un diagnóstico de cáncer puede representar todo un desafío emocional. No te preocupes, es importante que mantengas a tus amigos y familiares cerca y que compartas tus pensamientos y sentimientos con las personas que más amas. Ser escuchado y estar acompañado te ayudará a sentirte más fuerte.

Busca grupos de apoyo de pacientes con diagnóstico similar al tuyo, de esta forma podrán compartir información, resolver dudas y tener un acompañamiento más cercano en cada paso del tratamiento.       

Fuente

Cáncer de testículo [P. Albers (presidente), W. Albrecht, F. Algaba, C. Bokemeyer, G. Cohn-Cedermark, K. Fizazi, A. Horwich, M. P. Laguna, 2009]